El mejor queso de España se hace en Herencia (Ciudad Real)

El Queso Curado Artesano Manchego Carpuela, de Quesos Gómez Moreno, obtiene la medalla de oro en la categoría de Mejor Queso de España

queso-herencia

El Queso Curado Artesano Manchego Carpuela, de Quesos Gómez Moreno, de Herencia (Ciudad Real), ha obtenido la medalla de oro en la categoría de Mejor Queso de España en los Premios Internacionales del Queso 2016 (International CheeseAwards -ICA-) celebrados recientemente en Nantwich (Reino Unido).

Este concurso, creado en 1897, tiene un 50 por ciento de quesos internacionales -no producidos en Reino Unido- entre sus participantes y cuenta con más de 200 expertos que se dedican a probar y calificar en las diferentes categorías, según ha informado Quesos Gómez Moreno en nota de prensa.

La única categoría en la que ha participado Quesos Gómez Moreno, bajo su marca Carpuela, ‘Mejor Queso de España’, ha estado patrocinada por Lácteas García Baquero.

Este es el segundo premio que Quesos Gómez Moreno obtiene en lo que va de 2016 ya que el pasado mes de junio el queso manchego semicurado Carpuela obtenía el premio Gran Selección Plata 2016, otorgado por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

Fuente: AgroCLM

UN VISTAZO AL PASADO: LA ELABORACIÓN TRADICIONAL DEL QUESO MANCHEGO

Un vistazo al pasado: la elaboración tradicional del Queso Manchego

En aquellos tiempos de trashumancia y calderilla, cuando los recursos eran limitados, por no decir casi inexistentes, eran muchos los productos de primera necesidad que terminaban siendo elaborados entre las cuatro paredes de la vivienda familiar. Muchos caseríos manchegos, como es natural, producían su propio queso, aprovechando para ello la leche que podían conseguir a primera hora de la mañana ordeñando las hinchadas ubres de ovejas y cabras. Este queso era manual, denso y tosco, sin florituras de ningún tipo… Pero por la misma razón poseía también ese sabor único e insustituible que a todos nos rememora el aliento de lo auténtico, un sabor que, todo hay que decirlo, no ha sido superado aún por los productos más modernos y trillados de la estantería del “super”.

Cuando los hombres estaban en las labores de trashumancia, a veces ausentes durante semanas, eran las mujeres quienes permanecían en el pueblo atendiendo los animales caseros, las pequeñas fincas, los huertos y los hijos. Recogían la leche en cubos y de allí pasaba a cuencos de barro, donde procedían a calentarla lentamente al fuego de la chimenea o en simples hornillos. 5 litros de leche daban aproximadamente para kilo y cuarto de queso. Mientras aumentaba la temperatura medían el punto exacto con el dedo, como habían hecho siempre, sin necesidad de termómetro: de 5ºC debía pasar a 30-31ºC, momento en el cual se añadía un ingrediente esencial llamado cuajo.

queso_museo

En el pasado, el cuajo se obtenía del estómago de un cabrito repleto de leche y puesto a secar, puesto que la propia actividad del estómago hacía que la pasta resultante fuese muy ácida. Se cortaba un trozo, se introducía y la leche cuajaba, aunque no sin antes remover suavemente para que todo se mezclase apropiadamente. Tras esperar un tiempo prudencial la mezcla semisólida solía cuartearse con un cuchillo para que las mujeres, con las manos bien limpias, fuesen cogiendo los trozos de lo que posteriormente constituiría el queso. Lo colocaban en las encellas y apretaban para que se desprendiese el suero, un líquido claro, residual pero de indudables propiedades alimenticias. Este era el momento justo para echar la sal. 2 días después el queso recién hecho podía comerse fresco, aunque si lo que se deseaba era un queso curado el reposo se alargaba como mínimo hasta 4, 6 o más meses.

Resultado final,

¿Y qué hacer con el suero, ese líquido turbio, amarillento y pleno de sales, vitaminas y proteínas? Pues unas veces se volvía a calentar, se le echaba un poco más de cuajo y se elaboraba un delicioso requesón, irresistible para niños y mayores con un poco de miel. Otras se bebía simplemente añadiéndole un par de cucharadas de azúcar… O bien se echaba a los cochinos (pues ya se sabe que el cerdo era un miembro más de la familia de pastores) lo que contribuiría a dar más adelante buenos jamones, chorizos, morcillas y muchos más productos imprescindibles para el sostén familiar.

Autor: Cooperativa de Ganaderos Manchegos

Las terceras ingresa en la Cofradía del Queso Manchego

a793fcccf1b2056e84ac4978d5795880

Una grata noticia a principios de verano, auguraba el interés de quesos Las Terceras, por entrar a formar parte de la Cofradía del Queso Manchego. Una noticia que se hacía real hace solo unos días, cuando ratificaban su incorporación a la gran familia de los amantes del mejor queso del mundo: El Manchego.

Las Terceras es una quesería artesanal con más de 200 años de historia. Elaboramos con mimo los mejores quesos manchegos gourmet. Cuidamos y alimentamos nuestro ganado con recursos propios con el fin de obtener una materia prima de calidad.

La finca, situada al sudeste de la provincia de Ciudad Real, en el Campo de Montiel, cuenta con una gran extensión dedicada a la explotación agrícola y ganadera.

wca-2

La Cofradía del Queso Manchego tiene en la actualidad cerca de 200 asociados, entre los que se encuentran productores de queso manchego y simpatizantes.

Para  ser socio, basta con indicarlo por carta o correo electrónico a la propia cofradía y satisfacer la cuota anual antes de la celebración de las Jornadas de Exaltación del Queso Manchego, que se celebran anualmente en Toledo.

Los productores de queso manchego y cámaras de maduración colaboran con las actividades de la cofradía mediante una cuota anual de 150 euros, mientras que los socios particulares tienen una cuota de 60 euros.

alimentaria-3

Los asociados se obligan a participar en los Concursos de Calidades que celebra la Cofradía. Al mismo tiempo, se les informa de las actividades de promoción que se realizan en cada lugar de España, por si es de su interés participar en las mismas.

La Cofradía del Queso Manchego pretende servir de puente entre los productores y los consumidores, por lo que escogemos aquellos lugares donde se tenga interés para una buena distribución y poder acercar el producto al consumidor final.

La Cofradía del Queso Manchego realiza numerosas actividades gastronómicas, casi siempre fuera del territorio de Castilla-La Mancha, ya que nuestro interés se centra en dar a conocer nuestros quesos por toda España, incluso traspasar fronteras.En nuestras jornadas se fomenta el consumo de queso de nuestros asociados, se realizan catas periódicas en el lugar que el asociado estime conveniente para sus intereses, y colaboramos activamente en todo lo que se nos requiera, dentro de la promoción del queso manchego.

Atendemos las sugerencias y propuestas de nuestros asociados, para la promoción de sus quesos (únicamente MANCHEGO) y establecemos vínculos de colaboración para una perfecta sincronización en la promoción.

http://www.lasterceras.com


	

Vinos y Quesos, el mejor maridaje

Vinos y Quesos, que buen tema, sin duda. Todos pensamos en un buen vino y una tabla de quesos.

Y si de maridaje perfecto hablamos, estos dos elementos son una alianza exquisita, pero no es válida para todos los vinos y todos los quesos, porque hay que juntar a cada uno, no todo vale en el maridaje. Como en todas las uniones de la vida, es imprescindible que exista una buena armonía, una similitud entre ambos, para no alterar en lo sustancial el orden en que la naturaleza los ha dispuesto.

Y por qué casan estos dos elementos tan bien, pues depende de varios factores que a continuación te voy a detallar.

En el queso dependerá de la materia prima con la que está elaborado, (de cabra, de oveja, de vaca, de búfala, etc…), en donde se elaboró, la madurez, la frescura, y así un inmenso glosario de circunstancias específicas para cada queso.

vinos-y-queso

En cuanto al vino, pues ya he comentado algo al respecto, según la región donde se hace su estructura, su sabor y su aroma.

Por esa razón, por la gran variedad de combinaciones que ofrece cada producto en sí, es por lo que te puede sorprender cada uno.

Muchos sumilleres de prestigio, nos dictan unas recomendaciones según el queso, cual será el mejor que combina, por ejemplo.

COMBINACIONES

  • Quesos azules: Tintos robustos, estructurados, que no demasiado taninos por ejemplo; Sauternes, Vendimias tardías, PX, Oportos, Banyuls, Maury, etc.
  • Quesos de cabra: Blancos afrutados y secos.
  • Quesos de pasta blanda y corteza mohecida. Pues los blancos estructurados con cierta acidez, jóvenes frescos y ligeros.
  • Quesos de pasta prensada: Aquí recomiendo los crianzas ligeros, porque el queso da la connotación del sabor.
  • Quesos de pasta cocida: Blancos aromáticos y suaves o tintos ligeros y pocos ácidos

Esta mini guía te puede ayudar mucho la próxima vez que vayas de tapas y te pongan una tabla de quesos.

Si los quesos son curados, recuerda que lo mejor es usar los ligeros y suaves, crianzas. Y tendrás una grata experiencia en tu paladar. Cuando tengas una tabla de quesos azules, pues uno robusto, un toro Valdelazarzas 2011 es una excelente elección. En cuanto a los quesos manchegos, lo ideal es maridarlos con vinos de la región, un Loranque de la Cruz, de Bargas; Toledo, por ejemplo, o un Verum de Bodegas Verum, en Tomelloso.

maridaje-de-vino-con-queso-265x300

Porque en cuanto al maridaje perfecto no todo vale, hay que saber combinar para obtener un buen resultado.

Pero si te fijaste, todos los sumilleres tienden a la misma conclusión, primero el producto y luego el vino, es decir, que la comida se una con él y no él con la bebida un dato a tener en cuenta.

Aunque existen muchos otras voces partidarias de ir contra corriente y combinar esta bebida con el plato. La mejor elección será aquella con la que más a gusto te encuentres con:

Bueno, pues hoy conoces mejor a definir vinos y quesos y tomando como referencia esa pequeña guía podrás experimentar y aplicar luego tus propios criterios, porque para gustos los tuyos.

Vinos en España Copyright © 2016.